Mujer y educación: entre la profesión, la maternidad y la pedagogía para las niñas

Mujer y educación: entre la profesión, la maternidad y la pedagogía para las niñas
Por: Alheli Rodríguez Hernández

Conferencia dictada en el Centro Universitario Palmira (Melchor Ocampo, Edo Mex)
23/05/12

Mucho se escribe sobre la mujer, mucho se dice de ella, inclusive hasta hay un día del calendario dedicado a la mujer, tenemos un Ministerio de la Mujer, se habla sobre feminismo y siempre hay algo que se escapa….

La  mujer representa a lo largo del tiempo una serie de roles que van desde la recolectora, cuidadora, custodia, madre, esposa, ama de casa, administradora, educadora, formadora, etc.

Podemos suponer una serie de elementos que implican que rol de la mujer se ha transformado de algo pasivo algo más activo en la sociedad, pero siempre ha estado en contacto con la formación, educación, custodia de lago; por tanto permanece en un lugar específico que permite una serie de efectos con respecto a su rol antropológico.

En la anticue Grecia, se  suponía que las mujeres, no tenían cualidades intelectuales humanas y por otra parte al ámbito natural para el que estaban destinadas: el servicio sexual, reproductivo y doméstico exclusivo para un padresposo y su familia, de la que ellas formarían parte en calidad de objeto protegido, mantenido con esmero o encerrado entre cuatro paredes. Estos dos dogmas acientíficos han cimentado las políticas educativas ofrecidas, permitidas o exigidas para las niñas -educación a cargo de la polis- los presupuestos y los recursos a ellas destinados. No podemos decir que su rastro haya desaparecido enteramente.

Si las mujeres no tenían inteligencia y además eran destinadas a servir en privado, con el sentido de utilidad, favor y sujeción que tiene el término y que se extiende por tanto a todas las clases sociales, ¿con qué finalidad la polis, la ciudad o el estado tenían que invertir en ellas? Ya se encargarían sus propias familias de entrenarlas y domarlas de acuerdo con su clase y condición, para que pudieran ser presentadas con éxito en el mercado matrimonial. Ya se encargarían ellas mismas de aprender imitando y repitiendo todo aquello que les iba a hacer falta para cumplir su misión.

En sentido la educación del varón estaba a cargo del varón y  la mujer solo era la procreadora y cuidadora del mismo, sin poder de decisión alguna. Este modelo de educación y su función de mujer se extendió por varios siglos , hasta que el sistema económico feudal trajo consigo el nacimiento de una nueva clase social, las cortezanas, las nanas, las nodrizas, en donde esta mujeres tuvieron que asumir un papel más activo en la economía, por tanto nace la Ama de llaves, esta administradora de los recursos del hogar y con esto se gesta el primer rol dentro de la educación, mujer- institutriz; la cual pasa de ser cuidadora  a ser custodia, guía, deseante y demandante, de las proesas de los niños; se convierte  una especie de guía de tiempo completo que tiene como objetivo el educar para la producción, el mantenimiento de la moral, las convenciones y las buenas costumbres.

Así aparece la figura de institutriz que junto con la función materna, hace de esta mujeres la portadoras de la transmisión de la cultura, la religión y las costumbres, se educaba a los niños como hijos, desde la diferencia de roles; al varón se le educaba para ser activo, productivo, salía del hogar para asistir a las universidades y a la mujer se la mantenía en la instrucción de las labores que cuando se convirtiera en esposa-ama de casa tenia que laborar, perpetuando así la diferencia activa-pasiva, del sistema de producción imperante.

A finales del siglo XVIII, durante el siglo XIX y el siglo XX, el esquema de educación se replantea, la revolución industrial trajo consigo la aparición de una nueva clase social, el proletariado, con esto hay un cambio de ideología, forma de trabajo, esquema económico, la aparición de la guerras, los cambios revolucionarios, la problematización de la sexualidad femenina e infantil, los estudios de Darwin, y una seríe de eventos,  que hace que el papel de la mujer sobre la educación de los niños se transforme radicalmente, la figura de la institutriz se modifica y a mediados del siglo XX aparecerá reencarnada en la figura de la mujer-maestra escolar.

En este punto, la madre se queda a cargo de la educación de los hijos, sin institutriz, es ella ahora la que tendrá el papel protagónico de la educación de los varones del futuro y la mujeres detrás de ellos. Se consagra así en todo el siglo XIX y principios del XX, la vivencia de la mujer-madre, que ahora tendrá que formar desde la diferencia los roles. Es ella la responsable del hogar (su limpieza, orden, etc.), la administración del dinero para que los recursos no falten en casa, el cuidado del marido en todo aspecto (sexual, social y laboral) y comienza entonces lo que ahora conocemos como la responsabilidad más grande para una mujer, sus hijos: su educación, formación, moral, ética. Aquí se educa para la diferencia, los varones estarán destinados para algo y las niñas para algo diferente, por lo tanto la educación de la madre gira en torno a perpetuar este rol del varón que se ha transmitido desde los griegos, y que aun conservamos hasta nuestros días.  Así se convierte en la guardiana de la moral, las buenas costumbres, el deber ser y  en su culpa si algo sale mal con los hijos, y ella tendrá que remediar, expiar, elaborar y corregir, esto, haciéndose se cargo en su totalidad de este rol, deja de ser la figura fría y distante de la edad media,  para ser la madre calida y abnegada, portadora de la cultura y guardiana de los sueños de los niños.
Será esta mujer-madre la que al finalizar las revoluciones sociales del siglo XX, promueva en ella algo más que ser la madre-esposa, saldrán de los hogares a trabajar. El sistema económico y político nuevamente la llevara a incoorporar un nuevo rol, el de trabajadora. En los años treinta aparece formalmente la figura la maestra escolar y no es coincidencia que sea de educación básica que estará presente en las zonas rurales hasta las grandes ciudades. Por falta de nanas o cuidadoras, la mujeres-madres tendrán que llevar a sus hijos e hijas a los trabajos, por lo tanto, la escuela se transformará en una actividad exclusiva de varones a una formación mixta, donde las niñas interactúan con los varones, y  comienza la era de la homogeneidad de conocimientos. Las niñas aprenden que se puede hacer algo diferente, no fue por los conocimientos, fue por el ejemplo de estas mujeres-maestras, que lucharon por sus derechos, que impartían clases, que cuidaban de sus hogares y que fomentaban un ambiente de diferencia, nace el feminismo y con ello una nueva transmisión del rol, la reeducación y  la problematización .

En los años 60´s y 70´s, el activismo de las mujeres es algo irremediable, ya están presentes en las universidades, comienzan a ganar terreno en muchos de los aspectos(económicos, sociales y políticos); su principal efecto fue su presencia en la transformación de la educación desde la diferencia y para la diferencia a una educación para la equidad. Entonces nace con ello la necesidad social, de reeducar a las mujeres por las mismas maestras y sus madres, para cambiar su rol de algo pasivo, aunque con un impacto rotundo como lo hemos revisado, a algo activo y reconocido por el varón. Fueron décadas de mucho trabajo para estas abuelas, madres y maestras, para que el mensaje que se trataba de transmitir fuera: en nuestra diferencia esta nuestra equidad; podemos ser iguales a los hombres.     Un reto más aparece en el siglo XXI, las mujeres somos las principales portadoras de la educación, estamos presentes desde la educación básica hasta la profesional; en casa esta figura de madre es trabajadora, la cual envía esta trasmisión, la pedagogía para la niña, donde se hace hincapié todo el tiempo para educar en la igualdad y para la equidad, ¿A quien se educa bajo este esquema?, en general a las mujeres-niñas. El cambio de rol que ha jugado la mujer puesto que ha incorporado mas actividades a su hacer y el rol del varón permanece igual ¿Quién educa a estos niños?, donde a la mujeres se nos ha trasmitido esta necesidad por la profesión, el trabajo, la familia, el ser madres, etc., donde se busca todo el tiempo la lucha por la diferencia y la equidad en las tareas, pero no instruimos a los varones en lo que implica ese quehacer solo queda a expensas de la mujer  el incorporar. Siendo para estas mujeres una problemática de la “superwomen” que termina exhausta, librando una batalla, ganando terreno y viviendo la culpa de no poder “conformarse” con un solo aspecto. ¿Cuál es el mensaje que se nos han enviado entonces?

Inminentemente el rol se habría de transformar nos hemos convertido en una especie de hibrido, la profesionista, la trabajadora, la educadora, la esposa, la mujer y sobre todo la madre que alienta a sus hijos a ser diferentes, a vivirse en equidad; la pedagogía para la niña, en la actualidad manda un mensaje donde la mujer ha cambiado el rol, pero la problemática con la que nos enfrentamos es que  el rol del varón ha permanecido formado de manera muy similar, por tanto acarrea grandes retos para la educación, las transmisión y la formación.

Finalmente habrá que reflexionar en lo siguiente:  La educación y la mujer se encuentran en continua interacción con el resto de la sociedad. El asunto es pensar como este rol se vuelve un asunto controvertido y remunerado cuando es algo que siempre se ha estado ejerciendo. Desde que la sociedad es sociedad y la cultura es cultura, la principal transmisora de ella es la mujer, por el simple hecho de hacerse cargo de los hijos desde su rol de madre.

¿En que momento el rol que ha venido ejerciendo se vuelve un asunto político, económico y requiere del reconocimiento?; ¿Desde su función de madre, la mujer porta la cultura, y es entonces la principal promotora de aquello que después le aqueja (el sometimiento, el machismo, etc)?, por lo  cual habrá que pensar en como se ha venido ejerciendo ese rol de educadora, ya que como he observado, somos en su mayoría y en este país, las que estamos al frente de los grupos; no hay que ir muy lejos habrá que ver la películas del siglo pasado en donde la mayoría profesores a niveles básicos son mujeres

¿Por qué podemos ejercer ese rol?, no obstante no es un asunto que aprendamos, si no que nos es transmitido desde que somos infantas y parece que es inherente al rol de madre que se nos inculca con la primera muñeca que se no entrega para jugar a ser “madres”, lo cual fundamenta el rol de educadoras. Quienes son las que cuidan que los hijos cumplan con las tareas escolares y se les supervisa, no tenemos que ser muy instruidas en la docencia, basta con tener un chiquillo cerca y se activa esta parte del rol, la formación, la instrucción, y la educación.

Y como han sido educadas para ser mujeres desde la diferencia, la pedagogía de la niña, la educación para diferencia ente niñas y niños, la educación para ser diferentes, la educación para ser iguales, la educación en la equidad de las niñas.

Referencias:

Binet Eric (2000). Francosie Dolto. Revista Perspectivas: revista trimestral de     educación comparada. UNESCO. Vol. XXIX. No 9, 1999: 405-595. Formato       PDF.

Burin M (s/a). Genero y psicoanálisis: Subjetividades Femeninas Vulnerables. Espacios          temáticos, Psicomundo. http://www.psicomundo.com/foros/genero/subjetividad.htm Recuperado el 14 de      abril de 2012

Colorado L M, Arango P L y Fernandez F S (2009) Mujer y Feminidad. Biblioteca virtual de Antioquia. http://biblioteca-virtual-   antioquia.udea.edu.co/pdf/45/45_1933087722.pdf Recuperado el 21 de mayo de 2012

Gonzales A y Lomas C [comp.] (2007) Mujer y educación: Educar para la igualdad y    educar para la diferencia. GRAO, España.

Simon R E (s/a)  ¿Educar en igualdad o educar para la igualdad? . Feminario de          Alicante.http://www.omerique.net/twiki/pub/CEPCA3/ActividadFormacion0611         06FC011/EDUCAR_EN_IGUALDAD_O_EDUCAR_PARA_LA_IGUALDAD_     Elena.pdf . Recuperado el 13 de abril de 2012

This entry was posted in Psicoanalisis. Bookmark the permalink.

2 Responses to Mujer y educación: entre la profesión, la maternidad y la pedagogía para las niñas

  1. sofia plus says:

    muy buenas acabo de enterarme de tu pagina web y la verdad es que me parece estupendo no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote mensualmente.

  2. Ranae says:

    Your post, Mujer y educación: entre la profesión, la maternidad y la pedagogía para las niñas | Publicaciones – Centro Multidisiplinario Psique, is really well written and insightful. Glad I found your website, warm regards!

    http://www.bestbrandsworldwide.com
    http://www.propertyslate.com
    http://www.everyoneworthknowing.com
    http://www.careerfortune.com
    http://www.couponclinch.com
    http://www.querybuzz.com
    http://www.peopleinhollywood.com
    http://www.gamegusto.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>