Introducción Filosófica al estudio de la Teoría Psicoanalítica.

Introducción Filosófica al estudio de la Teoría Psicoanalítica.

Por: Lic. Alheli Rodríguez Hernández

Recopilado del texto original escrito por Dr. Joel Rodríguez Patiño


Es de notar la labor de escudriñar en las obra de Freud sus bases filosóficas no podría ser exhaustiva por ahora debido a limitaciones del espacio  y el tiempo que este trabajo lleva consigo así como la amplitud de la obra de Freud, pero, no obstante esas limitaciones y muchas otra que el lector podría tomar en cuenta, la presente investigación ofrece un horizonte dentro del cual puede construirse la investigación filosófica y psicoanalítica sin riesgo de perderse.

Es siempre importante escribir sobre el fundamento filosófico del saber en general, en esta ocasión no será la excepción.; ya que la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud ha tenido sus fundamentos en esta ciencia. Lo que se pretende con el presente escrito es acercarnos a una muy breve síntesis de las bases filosóficas de la teoría psicoanalítica. Esto es importante primero, por que el mismo Sigmund Freud (1856 – 1939), a pesar  de sus críticas contra la filosofía, no deja de reconocer la influencia de ésta para la fundamentación de su  teoría psicoanalítica cuando en el “Compendio del Psicoanálisis” (1940), dice que “el Psicoanálisis parte de un supuesto básico cuya discusión concierne a la filosofía, su justificación radica en sus propios resultados”[1].

En segundo lugar, por que las bases filosóficas del Psicoanálisis podrían auxiliar la comprensión de las teorías inscritas en el mismo, en quienes las estudian por primara vez o hacen una revisión de ellas.

En tercero, por que, de esta manera, se comprende mejor la forma de conceptuar, por parte de Freud, su sistema de investigación.

El trabajo comienza con la influencia mítica, el saber prefilosófico, que explica la realidad, Mundo, Hombre, Historia y Dios, a la luz de la magia, el mito y la religión en su fase politeísta, influyó en Freud sobre todo con los mitos de Narciso, Edipo y Electra, cada uno de los cuales sugirió un modelo diferente de comportamiento, patológico muchas veces si no se resuelve, si no se elabora, consigo mismo, con la madre o con el padre, como aconteció a cada uno de esos personajes según la mitología griega. También influyó en Freud el mito de la Discordia o Eris y el mito narrado por Platón en boca de Aristófanes en el diálogo en Symposion (Banquete).

La influencia de la filosofía, como  se sabe, que estudia a los seres por sus últimas causas a  la sola luz de la razón, inicia con los presocráticos, filósofos anteriores a Sócrates (470-399), entre ellos quien se ha tenido un especial interés es en Empédocles de Agrigento (492-432) quien, además de los contrarios (devenir) que por la línea de Heráclito influyen en Freud, ya explica el origen, preocupación fundamental de Freud que culmino en 1900 con la publicación de su primera obra “La interpretación de los sueños”. Esa misma influencia proviene de Platón (427-347), a quien constantemente hace referencia tratando de explicar el origen de la sexualidad y sus ampliaciones.

Proviene también de San Agustín (354-430) ya que, aunque no se suele hacer referencia explícita a él por lo común entre los especialistas, sin embargo, el maestro de Occidente ya habla de la  “Líbido” como causa de los movimientos torpes y deshonestos del cuerpo y Freud por 1905, en la primera etapa de su teoría psicoanalítica, atribuye primaria importancia a la “Líbido” para que los instintos de vida (pulsiones), que sirven a la propagación de la raza y a la supervivencia del hombre, cumplan su finalidad.

La influencia filosófica en Freud, a la que hace más referencia explícita entre los especialistas, proviene del mecanicismo cartesiano cuya tradición es más estática que la de Leibiniz. Avanza con el mismo Leibiniz, quien con sus “mónadas” sugirió a Freud la energía biológica como fuente de la actividad pulsional psíquica. Freud se había formado en la corriente mecanicista de Descartes y luego optó por la corriente más dinámica representada por Leibniz quien también ya había señalado el inconsciente y los grados de conciencia en la actividad epistemológica del hombre.

Por la línea de Leibiniz sigue Herbart, que inspira a Freud el concepto de conflicto entre las ideas y sus inhibición que Freud plantea en 1932 en “Duelo y Melancolía”, Franz Bretano, que hereda a Freud la intencionalidad de los actos y la introduce en el pensamiento de Leibiniz pues el mismo Bretano basaba sus ideas psicológicas en la actividad  más que en los elementos[2], y James Ward. De aquí surgió la noción de las ideas activas fundamentada en conceptos dinámico tales como fuerza y actividad, presión que genera tensión, tensión que libera acción, la existencia de todo organismo se centra en la lucha por la supervivencia, el organismo consciente tiene hacia la aprehensión del mundo externo con la atención y del futuro con la intención.[3]

Esta influencia filosófica en Freud proviene también del empirismo inglés que en el pleno siglo XIX sigue manteniéndose en su forma original, como lo habían elaborado en los siglos XVII y XVIII, continuando ahora por los Mill y Herbert Spencer junto con el hedonismo de Tomás Hobbes y de David Hartley; estos dos últimos, aún presentes en el siglo XIX, dieron a Freud el “Principio del Placer”, según el cual los hombre soportan el dolor presente con el fin de lograr placer futuro[4].

Proviene, asimismo, de Emmanuel Kant, puesto que con respecto al espacio, Freud reconoce su acercamiento al filósofo de Königsberg en “Más allá del principio del placer” (1920).

Proviene, además, de F.P. Maine de Birán, discípulo de Rousseau, que sistematiza la concepción de una vida, de una fuerza de comprensión y expresiva más certera, real y eficaz que las energías de la vida racional y consciente. Aunque limita un tanto la amplitud y la eficacia del Inconsciente, no cabe duda de que supone una actividad no consciente en la que toda impresión, deja de registrar por la memoria consciente, queda  aparentemente integrada[5].

A esta actividad no consciente hacía mención Freud en septiembre de 1909, en los Estados Unidos en la Clarck University a donde había sido invitado por G, Stanley May, al ilustrar la exposición de sus ideas por medio de una comparación: “Supongamos, decía, que entre este atento auditorio se haya deslizado una persona que, con sus risas y su charla, me impida continuar la conferencia, sería posible que algunos oyentes robustos la expulsaran y, para impedir su regreso, se pudieran de guardia. Del mismo modo, puede aparecer en nosotros una idea o un deseo que, por razones morales, no podemos aceptar. Entonces se produce un conflicto y esa idea o ese deseo son rechazados, arrojados fuera del dominio de nuestros pensamientos concientes… El oyente arrojado fuera del salón, no por eso ha dejado de existir. Golpea la puerta, grita, hace tantas cosas que perturba a  la sala todavía más que antes…”[6]

Proviene, aún más, del romanticismo de Goethe y Sección que le habló de la naturaleza cuyos principios ónticos, del orden del ser y de los seres, son el alma y la vida. La naturaleza, le dijo Schelling, no es otra cosa que inteligencia inmadura; por esto, “en sus fenómenos asoma ya, todavía el inconsciente, el carácter inteligente” [7]. De esta manera, la naturaleza constituye un proceso que avanza desde lo inconsciente hasta lo consciente, que es el hombre. Resulta que la “la naturaleza y el espíritu son idénticos en el fondo. Que la naturaleza es en el fondo espíritu, y el espíritu es, en el fondo, naturaleza… El sujeto es objeto, la realidad es idealidad”[8], el objeto es sujeto.

El voluntarismo irracionalista del Arturo Schopenhauer, quien estaba muy influenciado por el romanticismo, inició a Freud en la “idea de represión en el inconsciente y la de resistencia contra el reconocimiento del material reprimido”[9], y el de Nietzsche, en quien había influido fuertemente Shopenhauer, habla de Freud de  “la gigantesca falacia sobre la que fueron construidas la filosofía y la moral occidentales- esto es: la transformación de los hechos en esencias, de las condiciones históricas en metafísica. La debilidad y el desaliento del hombre, la desigualdad del poder y la salud, la justicia y el sufrimiento fueron atribuidos a algún crimen y a una culpa trascendentales[10]; la rebelión llego a ser el pecado original, la desobediencia contra Dios; y el impulso hacia la gratificación se convirtió en concupiscencia. Más aún, toda esta serie de falacias culminó con la edificación del tiempo; por que en el mundo empírico todo está en pasado, el hombre es en su misma esencia un ser finito, y la muerte está en la misma esencia de la vida”[11]. Nietzsche le habla, así mismo, “en nombre de un principio de la realidad fundamentalmente antagónico de la civilización occidental”[12]

El positivismo de Augusto Comte heredó a Freud su tesis fundamental según la cual “la única fuente de todo  “conocimiento” real extiende nuestra ciencia del mundo real es la experiencia”[13].

Gustav Th. Fechner, le sugiere la estimulación, la energía mental y el concepto topográfico de la mente a partir de  quien el mismo Freud inicia su teoría psicoanalítica con su teoría topográfica de acuerdo a la que la persona está integrada por 3 áreas: Inconsciente, Preconsciente y Consciente.

El Evolucionismo de Jean B Lamarck y Charles Darwin ofreció a Freud la visión biológica del hombre y, así, a partir del determinismo biológico reforzó su determinismo psicológico. Muchas  de sus ideas salieron de la tesis evolucionista, por ejemplo el Instinto de Muerte[14] (pulsión de Muerte, Tánatos).

Herman Helmholtz puso a Freud en contacto con su teoría en la que aquél enseña a  éste que en los cuerpos vivientes no hay otras fuerzas que las que pueden encontrarse en los no vivientes y su apoyo al principio de la conservación de la energía, enunciado por Lavoisier en el siglo XVIII, según el cual la energía no se crea ni se destruye sólo se transforma, llevó a Freud a  su posterior afirmación de que los sueños y fantasías, el ingenio y los errores del hombre, están determinados por una fuerza que tiene su fuente en lo reprimido, tal vez en lo inconsciente, es decir, también reforzó el determinismo psíquico.

El materialismo dialéctico e histórico reforzó en Freud el dinamismo lebniziano  y su evolución material e histórica de contrarios, desde la materia, que evoluciona por contarios (vida-muerte), hasta el hombre y su concepción naturalista, así como la historia que, concebida materialmente, también evoluciona por contrarios (hombres libres- esclavos)[15]; todo ello, con su proceso dialéctico, condujo a Freud a ver al hombre con su diversidad de energías, materiales, biológicas y psíquicas.[16]

La religión judeo-cristiana con cu concepto de caída desde el Pentateuco hasta San Agustín y Lutero, inspiró a Freud  “El malestar en el Cultura”; por esto, le agrada mucho Otto Rank ya que seguido lo cita en su obra.

La influencia de 2  de sus contemporáneos, Théodule Ribot y Pierre Janer, discípulo de Ribot, fue notoria: Ribot afirmada que la psicología tenía que separarse de la metafísica aunque no por ello se le debía confundir con la fisiología. “La nueva psicología, decía, difiere de la antigua por su espíritu: no es metafísica; por su fin, no estudia más fenómenos; por sus procedimientos; los toma, en la medida de lo posible,  de las ciencias biológicas”[17]. Estableció la primicia de la vida efectiva, en la que las tendencias parcialmente inconscientes desempeñan el papel fundamental. Su interés era aplicar la matemática, la física, la fisiología, la patología y, en general, el hábito de la ciencia experimental, tener algo que manejar, instrumentos en la mano, la investigación psicológica; es decir, hacer psicología racional una psicología científica.

P. Janet ya en 1889 habla de que un individuo puede tener segundas personalidades emanadas de las regiones inferiores del Yo que le pueden hacer ejecutar algunos actos, como los de escribir y mover mesas, sin que tenga conciencia ninguna de ser la causa de los mismos[18].

Hegel en su  “Fenomenología del Espíritu”, le ofrece la conciencia de sí mismo como deseo en general[19], lo que tiene una profunda relación con el instinto freudiano[20].

Lo anterior ofrece a Freud, en síntesis, mito religión y filosofía en un contexto del siglo XIX caracterizado por:

El mecanicismo cartesiano, para el cual el hombre es una máquina, la máquina más completa en sus movimientos que los relojes artificiales, molinos y otra máquina similares.

La corriente dinámica de Leibniz, quien con sus “mónadas” ofreció a Freud la energía biológica, el inconsciente y los grados de conciencia.

El empirismo inglés y el hedonismos de Hobbes y Hartley, que heredaron a Freud el “principio del placer”.

Emmanuel Kant, cuya influencia con respecto al espacio y otros conceptos, como veremos,  reconoce Freud.

Maine de Birán y su “actividad no consciente”

El romanticismo, según el cual en los fenómenos de la naturaleza se asoma ya, todavía inconsciente, el carácter inteligente.

El voluntarismo irracionalista, que con Schopenhauer inició a Freud en la “idea de represión en el inconsciente y la resistencia contra el reconocimiento del material reprimido” y con Nietzsche le habla de que la muerte está en la misma esencia que la vida y de un “principio de realidad” fundamentalmente antagónico de la civilización occidental.

El positivismo, lego a Freud su tesis de acuerdo a la que “la única fuente de todo conocimiento… es la experiencia”

Fechner, con la estimulación, la energía mental y el concepto topográfico de la menta.

El evolucionismo, que ofreció a Freud la visión biológica del hombre, el determinismo psicológico y algunas ideas más como el instinto de muerte.

Helmholtz, con su monismo energético, en cuanto que en los cuerpos vivientes no hay otras fuerzas que las que pueden encontrarse en los no vivientes, y así mismo, el determinismo de la vida psíquica.

El materialismo dialéctico e histórico, que reforzaron en Freud el dinamismo leibniziano; todo lo cual le llevó a ver al hombre como un sistema de energía material, biológica y psicológica.

La religión Judeo-Cristiana, que inspiró a Freud  “El malestar en la Cultura”.

Las influencias de sus 2 contemporáneos, Ribot y Janet, el primero de los cuales afirmaba que la psicología tenía que separarse de la metafísica y el segundo, que ya en 1889 habla de las regiones inferiores del Yo que suele ejecutar actos sin que tenga conciencia alguna de se la causa de si mismos.

Ya se entiende por que Freud no llegó al alma, a la conciencia o inteligencia.

Las bases filosóficas del Psicoanálisis comprenden, 2 campos que a mi modo de ver, son fundamentales y son: El epistemológico y el metodológico y el….

La epistemología: como se ve, es una  epistemología mecanicista, kantiana, empirista, hedonista, positivista, romanticista, materialista, voluntarista irracionalista, y evolucionista; por esto, se mueve dentro horizonte  de la pura sensación, la imaginación, la codificación y la memoria.

El método, positivo, experimental e inductivo

La influencia de la filosofía en Freud, que le sirve de base para sus hipótesis y teorías, es notoria en su obra, como veremos, a pesar de las afirmaciones del mismo sobre su propio desinterés por el pensamiento filosófico allá por 1930 y “las críticas y sarcasmos enderezados a los filósofos”[21]

El contenido de esta presentación sobre las bases filosóficas del psicoanálisis sigue  dos campos esenciales, hasta donde es posible hacerlo que son el epistemológico y el metodológico; donde se procura hacer un punto de contacto del Psicoanálisis con la filosofía como su punto de partida, a excepción de Empedocles cuyo pensamiento incluye el origen de los seres y su visión del universo que tanto influyó en la configuración de totalidad en Freud, como puede versen por ejemplo en “El porvenir de una ilusión” (1927).

Para concluir, Freud recibió una amplia influencia de pensamiento  que viene desde el saber prefilosófico y la filosofía, hasta la ciencia y la teología.  Todo era visión de la ciencia de su tiempo (a mi juicio, una fuerte influencia del mismo momento histórico en el cual se encontraba el saber filosófico): Darwin había concebido al hombre como un animal. Fechner demostró que la mente humana no escapaba a la ciencia sino que podría ser llevada al laboratorio para que se le midiera con precisión. La nueva física ve que el hombre es un sistema de energía que obedece las mismas leyes físicas que regula la naturaleza.  Tenemos, para mi propósito en Freud una base antropológica, una base para la  teoría del conocimiento (que es donde puede situarse el aparato psíquico y su fenomenología) y la base para una metodología del psicoanálisis en la labor de investigación que se deriva de esa teoría del conocimiento y del objeto de estudio bien precisado. Parece entonces interesante ver como Sigmund Freud, es un autor insertado fuertemente en un marco científico de finales del Siglo XIX y principios del XX, pues como sabes los escritos metapsicológicos  fueron hechos a principios de un siglo donde estallaron las 2 guerras más importantes, también el antisemitismo y el cambio de valores que se dio en ese marco referencial; no podemos desenmarcar a  Freud de la historia tanto personal como social y filosófica que los contiene; si bien  como el mismo lo determina somos tal vez el producto responsable de la historia que nos determina  “el  Inconsciente”.   En tal circunstancialidad histórica, Freud;  puede solo tener una mente que hace uso de la palabra para sí mismo y en la época de ruptura en donde se encontró, posiblemente la crisis cultural lo condujo a ser crítico por excelencia.

Finalmente, la historia de las ciencias nos dirá, que Freud se enmarca en un contexto lleno de rupturas, guerras y cambios histórico- filosóficos; donde se gesto la necesidad de un abordaje científico diferente de la noción del sujeto, no del ser filosófico; que  hasta ese momento  parecía fuertemente enmarcado por la cientificidad naturalista y el pensamiento racional.  Sigmund Freud se cuestiona al parecer esta herencia de la que ha sido objeto (y de la que ha  formado parte por sus estudios); especula sobre los huecos que quedan sin abordar  y se cuestiona, con su propia sed de investigación y conocimientos; para ponerlos a prueba dentro del ámbito clínico del estudio con la histeria. Así, Freud tratando todo el tiempo de cuestionar y desenmarcar las nociones clásica de las cuales ha sido heredero, construye una teoría “EL PSICOANALISIS”;  que viene a cuestionar  desde el carácter cientifista que lo enmarca las nociones que se tenían hasta el momento, desde el ámbito filosófico del ser como sujeto de lo inconsciente; pues será a aportación que articulara, él mismo, durante toda su vida partiendo de las cuestiones que antes algunos otros había retomado (como lo hemos revisado ya); pero que solo Freud, pudo articular para dar un nuevo enfoque sobre la curación en la práctica clínica. Así pues, Sigmund Freud  en  el proceso de construcción de los conceptos metapsicológicos del psicoanálisis se puede considerar inédito pero  si vinculado con una noción científica; estableciendo un corte  dentro de la historia que se  refleja  en:

  • Una ruptura de la conceptualización de la enfermedad “mental”
  • Forja un concepto de prevención
  • El lugar del ser se modifica (rompiendo con Descartes), en el sitio de lo no sabido
  • El ser humano no se da de manera espontánea sino  esta determinado por un acto psíquico (rompe con Darwin)

Freud, un pensador  que se forja den la densidad de la historia del siglo XIX; pero que a mi parecer inaugurar el siglo XX  con su característica de conflicto, fuerzas en choque, e irracionalidad; misma que Freud ayuda a construir dentro del lenguaje que hoy utilizamos en lo común, pues es ahí donde vemos que sigue siendo un clásico de la historia de atemporal e inconsciente mundo psíquico.

Referencias y Citas


[1] S. Freud, Obras Completas, Biblioteca Nueva, Madrid, España, 1981 p. 3379

[2] Melvin H. Marx- William A. Hillix, Sistemas y teorías psicológicos contemporáneos, Paidos, Buenos Aires, 1974. pp.-222

[3] Catalina Harrzc, El psicólogo ¡qué es?. Alambra Mexicana, México, 1985, p 89s.

[4] Ibid, pp90

[5] Luis Cencillo, El inconsciente, Marova, Madrir, 1974, p 10

[6] M. Reuchlin, Historia de la Psicología”, Piados, México, 1985. pp. 78

[7] Johannes Hirschberger, Breve Historia de la Filosofía, Heder, Barcelona, 1964. pp. 237

[8] Ibid. Pp 238

[9] El mismo Freud reconoce esta influencia en Compendio del Psicoanálisis que fue escrito en 1938 y publicado hasta 1940

[10] Aquí la presencia del Job en Freud, rechazándola para hacer ciencia

[11] Hebert Marcuse, Eros y Civilización, Joaquín Mortiz, México 1986.  pp. 132

[12] Ibid. Pp. 132 y 146

[13] Joseph de Vries, S. J., Pensar y Ser, Razón y Fe, S.A. Madrid 1936. pp.148

[14] Calvin. S. may-Gardner Lindzey, La teoría psicoanalítica de la personalidad, Piados, México 1988. pp. 26-29

[15] Carlos Marx, Federico Engels, El manifiesto del Partido Comunista, Lenguas Extranjeras, Editorial del Pueblo, China 1980. Cap 1

[16] Harrsch (1981) p. 89

[17] F.L. Muller., Historia de la de Psicología, Fondo de Cultura Económica, México, 1984. pp. 369

[18] Ibid. Pp. 377

[19] Michel Amito, Sejorné, colab; Las ideologías en el mundo actual”, Dopesa, Barcelona 1972. pp. 26 y 19

[20] Calvin S.  Hall, Gardner Lindzey (1988) pp. 26-29

[21] Paul Laurent Asno, Freud, La filosofía y los filósofos, Piados, Barcelona 1982. Pp. 21 y 28

This entry was posted in Psicoanalisis. Bookmark the permalink.

Comments are closed.